Asesinatos a cámara superlenta

Post dedicado al propiciador, uno de los sospechosos habituales, Juanjo Carmena (@juanjoc)

La primera vez que oí esta expresión (“Asesinato a cámara lenta”) fue en el horrible cúmulo de execrables actos que culminaron en la muerte del concejal de Ermua Miguel Angel Blanco. Dudo que alguien necesite algo de background data sobre el tema, pero si alguien lo necesita puede chequear este reciente artículo de Libertad Digital donde se recupera la expresión.

Sin embargo, me temo que la expresión se queda corta y no capta todos los matices si la intentamos aplicar a otro fenómeno que estoy percibiendo en muchísimos entornos empresariales. Por eso creo que necesito una definición un poco más fina de algo que denomino  “asesinatos a cámara superlenta”

Un asesinato a cámara superlenta, es, por ejemplo, lo que está ocurriendo con el modelo televisivo, como plantea aquí (Con un comprensible cuidadín por lo sensible del tema) el amigo Blodget, al que he traído varias veces a colación en este blog. El post es de Junio, pero me lo acaba de reenviar mi amigo Juanjo Carmena y a pesar de que me lo perdí en su día (Cosa rara porque a Blodget lo sigo y sus decks de State of Internet por ejemplo, son un clásico), ha resonado fuertemente en mí.

Llevo por razones profesionales viendo ultimamente varios asesinatos a cámara superlenta de muy cerca. Con gente muerta sin saberlo. Dead man walking. Modelos de fidelización caducos. Mecánicas publicitarias caducas. Mecánicas de facturación caducas. Mecánicas de negocio que infraponderan o simplemente ignoran Internet, la movilidad, los Tablets, las Redes Sociales, o todo a la vez. Con negocios que siguen facturando, y aparentemente sanos. Otros ya ni eso, con sus directivos rapiñando sin importarles ya las formas lo poco que queda antes del colapso definitivo del otrora gran carnívoro, ahora roído y consumido internamente por su propia ambición, avaricia y gilipollez.

Y como ya he dicho en multitud de ocasiones, lo peor es que lo saben de sobras. A ver si hay suerte y me prejubilo antes, se dicen. A ver si hay suerte y mis clientes son bobos, no ponen la oreja en internet, nadie les avisa, nadie les dice que toda mi parafernalia ya no tiene sentido.

Y que asuma el coste del cambio otro. O que la compañía se vaya directamente a tomar por el culo. Para lo que me queda en el convento…

“Si, pero pueden estar en ese estado años, Javier, no te calientes la cabeza. Además, que vas a hacer, ¿Cambiar physical dollars por digital cents?”

Fijáos bien en esta foto

La bala es Internet. Los crayons son Kodak, Blockbuster, [Autocensura 1], [Autocensura 2]

Kodak es el ejemplo paradigmático. ¿Que compañía tiene el mayor portfolio de patentes en fotografía digital? Kodak. De hecho fue lo primero que intentaron vender cuando entraron en Chapter 11, con el pequeño problema de que no se percataron de que “Beggars can’t be choosers” y cuando les ofrecieron menos de la mitad de su valor real, los retiraron de la venta.

Pero claro, no iban a canibalizar sus cash cows.

Yo aquí pienso como el sociópara de Mr. Jobs “Prefiero canibalizarme yo mismo a que lo haga mi competencia, que lo hará con mucho menos cariño” Si el equipo del Macintosh se iba a crujir al del Apple Lisa, mala suerte.

Es como si el tiempo se hubiera detenido justo después de la caída de la guillotina. La cabeza sigue en su sitio. El tiempo, congelado. Técnicamente, sigues vivo en ese instante, pero estás muerto.

Porque por muy lento que vaya, el tiempo sigue.

Como decía el legendario diálogo entre Ozymandias y el Dr. Manhattan:

Adrian Veidt: I did the right thing, didn’t I? It all worked out in the end.

Dr. Manhattan: ‘In the end’? Nothing ends, Adrian. Nothing ever ends.

Estás muerto. Todavía no has tenido tiempo de darte cuenta, la cabeza no ha caído, la sangre no ha dejado de fluir. Pero has dejado de latir. La apóptosis empezará en breve. Kaputt.

Para cada modelo de negocio tradicional, Internet tiene una bala de plata.

¿Alguien se acuerda de una película que se llamaba “Muerto al llegar”?

Dexter Cornell llega malherido a la comisaría donde pretende denunciar su propio asesinato. En su declaración recuerda lo sucedido en las últimas horas, a partir del suicidio de uno de los alumnos de su clase de literatura. Dexter tiene buenas razones para querer que se encuentre al asesino, pero no tiene demasiado tiempo.

Al menos Dexter era consciente de ello y no esperaba engañar a la muerte mirando a otro lado.

6 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

6 Respuestas a “Asesinatos a cámara superlenta

  1. Aquí, querido amigo, la pregunta ya es siempre la fecha. Y las fuerzas que tienes a tu favor. La televisión no es Kodak ni Blockbuster.

    Los negocios televisivos y los de contenidos tienen algo a su favor: la legislación les concede privilegios monopolísticos. Es muy duro echar a Telecinco del mercado cuando puede cubrir todo el territorio de un sólo golpe. Como eso le ha dado la fuerza financiera, puede comprar, de nuevo en exclusiva, derechos que forman parte de la parte alta de la cola que le concede nuevas ventakas: si solo yo tengo las motos, estoy quitando a muchos. Como solo hay otro canal con esa capacidad (y eso pasa en todos los países) a ver quién es el guapo que me echa. Kodak no tuvo esa suerte.

    ¿Por dónde puede morir, pues? Sólo si su formato publicitario deja de funcionar, que es una posibilidad. Pero eso solo les empuja a mutar. La ventaja de partida sigue ahí.

    ¿La otra opción? Cuando alguien diga que, tecnológicamente, ya no hay forma de defende la existencia del monopolio: eso ya es pensable. Y entonces puede que sean los anunciantes y ¡sorpresa! las telecos, que compiten por la licencia del espectro, los que pujen para cambiar las leyes. Que encontrarán buenos argumentos ciudadanos si se emplean bien.

    Es decir, la tele solo morirá, as we know it, cuando se produzca un cambio real en las relaciones de poder. La pública languidece por otras razones, pero puede ser coyuntural, aunque nunca será lo mismo, no señor.

    • javiergrecuenco

      Completamente de acuerdo.

      Solo quiero añadir una serie de cosas a tu reflexión:
      – Su formato publicitario ya ha dejado de funcionar, por lo menos de justificar su precio. Personalmente creo que no se ha producido una emigración masiva de los anunciantes por falta de alternativas reales a lo existente (Yo estoy moviendo ya temas de Publicidad Singular entre los powers that be, y lo único que necesito es más canales habilitados para recibirla, pero eso es otra historia), pero las relaciones de los anunciantes con las Televisiones no son precisamente idílicas: Te recuerdo que la AEA les ha llevado a los tribunales no hace mucho
      – ¿Cuando dejará de existir el monopolio? Cuando tengamos una nueva generación de políticos que tengan más que ver con lo que hace Obama (que sigo pensando que es trivial) que con lo que hacía Kennedy. Los políticos actuales siguen pensando que pueden controlar la opinión pública controlando los medios, y a los medios se les controla con el pienso. Pero si el propio Janli (Que ha entrado en una fáse lúcida-saqueadora que creo que manda un mensaje claríiiisimo al sector de que the times they-are-a-changing) dice que la opinión pública ya no la vertebran los medios, solo hay que esperar a que el viento barra la hojarasca, tanto en los medios como en los partidos políticos. Como tu bien dices, es una cuestión te tiempo.

  2. Yo creo que los modelos no se van a tomar por culo (as we konw it) de una forma rápida, dentro de la industria de medios el negocio de periódicos lleva décadas languideciendo…igual que no se ha ideo del todo el negocio de la música.

    El problema es que el nuevo usuario ya no sabe lo que es un medio (as we konw it) usa móviles pc tablets y las TV, Un usuario quer ahora usa el whatsup sustituyendo el interés de la anodina TV

    Lo que si sabe es que los soportes físicos ya no son útiles

    Esta mezcla de de canales y formatos; editoriales, sociales y tecnológicos crean nuevas experiencias que serán adoptadas por audiencias de nicho

    Cada vez llegar a tener coberturas nacionales será más difícil igual que los primes times

    Acceder a esos nicho y encontrar rentabilidad es el reto.Y no valen formatos caducos ni planificaciones estándares ni propuesta de producto sin interés para el nuevo usuario

    Yo no vaticino la muerte de ningún medio sino transformaciones de distinta velocidad que son las mismas que se han dado en nuestras experiencias profesionales (afortunadamente)

    Ya no existirá la competencia por el salón de casa (que frase mas desafortunada) los negocios que tendrán éxito son los capaces de construir “Anillos de interés” entre espacios conectados; escuela, hogar, oficina y espacios públicos abriéndose a un nuevo concepto de target, la familia extendida padres abuelos e hijos..

    Aquel que consiga estas relaciones de valor podrá sobrevivir ( el nuevo éxito digital) en un ecosistema de mezcla de canales donde lo social, la personalización y geolocalización serna las llaves de la nuevas experiencias.

    • javiergrecuenco

      Completamente de acuerdo con tus comentarios, tocayo. Sólo dos matices:
      – Si entendemos “morir” como “desaparecer por completo”, estoy completamente de acuerdo contigo. Pero es que por no desaparecer no ha desaparecido ni el Diario Ya (http://www.diarioya.es/) Lo que pasarán a ser es muchísimo menos relevantes, y desde luego, no podrán sostener ni sus actuales modelos de negocio, dimensiones, ni volumen de gastos aparejado
      – La geolocalización estoy cada vez más convencido de que es un mero vector personotécnico (http://personotecnia.wordpress.com/2012/10/14/vectores-personotecnicos/), siendo la personotecnia un atributo de orden superior, y que junto con lo social, determinan lo que nosotros empezamos a llamar socialpersonotecnia, que efectivamente, son las llaves de la moto.

  3. Efectivamente, esto es algo que he comentado con Javi muchas veces: la transformación. La que cuesta más aceptar no es la tecnológica, es la de escala. Se pueden hacer buenos proyectos editoriales con mucho menos dinero, el menos dinero que da el tipo de publicidad al que vamos. Por ejemplo. Con su mezcla de subscripciones ¡baratas!. Pero esos modelos no dan para pagar las estructuras burocráticas (léase bien: burocráticas) de negocios que se acostumbraron a ser enormes.

  4. Pingback: Otra mirada al “affaire Gowex” – Marcándose un Ballmer | Publicidad Singular

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s